Star Wars: The rise of Skywalker, la crítica de una historia
Cine

Star Wars: The rise of Skywalker, la crítica de una historia

Star Wars: The rise of Skywalker pudo haber sido la cereza del pastel que merecía la saga de Star Wars, aunque sólo se quiso complacer a sus seguidores.

Por: Diana Palacios García

Star Wars: The rise of Skywalker, la crítica de una historia(Instagram)

Star Wars: The rise of Skywalker, la crítica de una historia | Instagram

Después de 4 décadas de historia de la saga de Star Wars, es difícil encontrar un momento o escena clave reflexiva de la película. Pero haciendo un recuento de todos los episodios, hay un momento en The rise of Skywalker en el que la memorable Leia Organa le dice a Rey algo que podría hacer alusión a lo anterior: “Nunca tengas miedo de ser quien eres”.

Por ejemplo, se podría visualizar a Luke Skywalker mirando al horizonte y buscando respuestas en esa magnífica puesta de sol sobre el cielo de Tatooine; o bien, a la valiente Jyn Erso confirmando que las insurrecciones están constituidas de esperanza.

En resumen, estos personajes, de los tantos que han surgido de la imaginación de George Lucas, han sido los portadores de la enseñanza de que nunca hay que tener miedo de ser quienes somos ni de atrevernos a explorar lo desconocido.

Te puede interesar Anthony Daniels recuerda con nostalgia sus años como C-3PO en Star Wars

Sin embargo, en el año 2015, El despertar de la fuerza trajo de vuelta aquel añorado universo galáctico. Pero hubo fanáticos que aseguraron que lo visto en el Episodio VII era una copia exacta de Una nueva esperanza... a pesar del éxito en taquilla.

En 2017, Los últimos Jedi de Rian Johnson llegaría a la pantalla grande, y sieguiendo con el mismo contexto, se atrevió a explorar nuevos caminos y a conducir a la saga por terrenos explorados en escenarios reales; el resultado dividió a los fanáticos. Hubo quienes celebraron el talento del director mientras que otros solicitaban que el Episodio VIII fuera eliminado del canon. 

Después de un recorrido por algunas de los episodios que marcaron toda una época, Star Wars: The rise of Skywalker podría percibirse como una cinta con con dos verticales: por un lado, consentir a los fanáticos, complaciéndolos con lo que esperaban ver en el episodio; por otro, hacer un alto respecto a lo planeado por Disney con la saga (franquicia), los cuales fueron motivos de grandes dilemas del numeroso staff.

A pesar de ser uno de los productores contemporáneos con mayor visión y valentía en narrar nuevas historias, JJ Abrams se vio sobrepasado por el enojo de los seguidores de la historia así como por decisiones corporativas enfocadas en otras cuestiones que rebasaban la parte cinematográfica.

Nuevamente, su talento se quedó muy atrás ante las pocas posibilidades de una nueva trilogía que nos demostró que lo emocionante de Star Wars está únicamente dentro de la cronología filmada por George Lucas en seis episodios.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Check out photos from the World Premiere of #StarWars: #TheRiseOfSkywalker! See it in theaters this Friday. (1 of 1)

Una publicación compartida de Star Wars (@starwars) el

Resulta triste para los fanáticos que un gran legado de más de cuatro décadas de vida cinematográfica terminen con El ascenso de Skywalker. Nos encontramos ante una producción que se esfuerza por atar cabos sueltos de la nueva trilogía de la cual forma parte. Sin embargo, no hay historias concluídas y en cambio, se pueden ver otras que están fuera de lugar.

Aunque hay una notable evolución radical en el personaje de Rey, Daisy Ridley no ha logrado encarnar la a heroína que pudiera llevar consigo, el orgullo de la herencia de esta historia.

Por su parte John Boyega se percibe de nuevo con algunas limitaciones respecto al pobre desarrollo de Finn y su pinta en la trilogía termina por verse muy forzada y hasta de más para la trama.

A pesar de que hoy en día, es uno de los grandes actores de Hollywood, Adam Driver falla en hacer de Kylo Ren el gran villano de esta nueva era de Star Wars, incluso, siendo nieto del icónico Darth Vader, principal villano de la historia de la saga. Lamentablemente el guión del Episodio IX, una vez más lo retrata como un hombre inmaduro e inestable sin un propósito claro de sus intenciones.

Sin embargo, es interesante la forma en que algunos de sus personajes secundarios logran brillar incluso más que el elenco protagónico del filme. Se puede observar por ejemplo, desde un valiente y aventurero Poe Dameron (Oscar Isaac) hasta un despiadado y meticuloso General Pryde (Richard E. Grant), sin menospreciar a las intrépidas y misteriosas Jannah (Naomi Ackie) o Zorii Bliss (Keri Russell).

¡Suscríbete a nuestro canal de YouTube y obtén más de Show News!

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Check out this inspired by art for #StarWars: #TheRiseOfSkywalker. Art by @skinnercreative. See it in theaters this Friday!

Una publicación compartida de Star Wars (@starwars) el

Quizás en ellos se encuentre ese gran corazón y pasión, digno del universo de Star Wars, que pueda sostener y relatar con éxito nuevas aventuras.

Pero tal parece que El ascenso de Skywalker siempre estuvo consciente de las deficiencias que los fanáticos iban a detectar y bajo cierta habilidad, retrató la nostalgia que representa la historia en más de una escena, logrando así, subsanar dichas faltas.

Desde la repetición de diálogos memorables hasta la participación de viejos conocidos de la saga, cada uno de estos momentos hace que, a pesar de todo, el filme sea una aventura digna de la franquicia.

Y quienes han vivido esta saga de principio a fin, podrán sonreír más una vez y olvidarán (aunque sea por un segundo) los momentos incoherentes y hasta desafortunados que presenciaron en este episodio como, un beso que seguramente seguirá dando de qué hablar en un futuro.

Quizá por ello, la figura antagónica de esta última cinta de la saga Skywalker proviene de un viejo enemigo, a quien creíamos aniquilado desde los tiempos de El regreso del Jedi.

Aprovechando los misterios de la Fuerza (por no decir huecos argumentales), el Emperador Palpatine volvió nuevamente para construir una nueva fuerza imperial, transformando a la Primera Orden en la Orden Final, grupo que combina los planes maquiavélicos de Snoke con el poder infinito del Imperio Galáctico

Por otro lado, no podemos negar lo emocionante que es ver por última vez a Carrie Fisher en la pantalla grande como la gran líder de la rebelión. Esta cinta era su oportunidad de brillar.

Afortunadamente, la producción del filme se las arregló para construir su historia alrededor de escenas no utilizadas (y un buen toque de la tecnología más avanzada) para que Leia cerrara con broche de oro la historia de una de las mujeres más valientes e inspiradoras del cine.

Leer también Keri Russell y Naomi Ackie comparten como es debutar en Star Wars

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

See #StarWars: #TheRiseOfSkywalker in theaters this Friday. Get tickets: (Link in Bio)

Una publicación compartida de Star Wars (@starwars) el

La grandeza de Leia no es gratuita. Y si se hubiera escuchado con detenimiento aquel consejo suyo de “Nunca tengas miedo de ser quien eres”, El ascenso de Skywalker pudo haberse convertido en el gran cierre que definitivamente merecía la saga de ciencia ficción más exitosa del cine.

En todo caso, el mayor éxito de esta película es que su único propósito de complacer a los fans ayudará a revalorar Los últimos Jedi como una muestra de lo que ser auténtico sin temor a equivocaciones, puede representar tanto para Star Wars como para la industria cinematográfica en general.

TE RECOMENDAMOS